cuadernosmanchegos.com
 
Portada Hemeroteca Cultura Opinion Google Sorteos
COMUNIDAD ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO MODA RUTAS GASTRONOMIA DEPORTES BLOG

VOLVER A PORTADA

2012-08-27

juantorres20120827.jpgLas trenzas aquellas

Para ti, María Magdalena del Moncayo, que tanto sabes de la dulce melancolía de nuestros parajes manchegos, en las horas silenciosas y calladas de sus atardeceres; en los momentos tibios y suaves de su hermosa puesta de sol, llena de pinceladas de cobre y oro viejo; cuando la vieja iglesia, de recias murallas y severos contornos, es todo un poema con olor a incienso y sonido de esquiloncillo, guardando, a la sombra de su espíritu monástico, toda la esencia de nuestra raza misionera y evangelizadora. Para ti, que quieres ser a un tiempo flor y fruto; promesa y esperanza; vida y sueño; espiga dorada de fecundos granos de aquella tu campiña, fina y alegre, como un riacho de agua clara; grave y altiva, como el alma de nuestros conquistadores; soñadora, como los poetas que dieran gloria a nuestro solar Ibérico e inmortalizaron nuestra lengua; humilde y resignada como nuestros místicos, y dulce y amorosa como el regazo de una madre buena.

-Dime, Mujer, ¿por qué ha querido Dios que en ti se vean fundidos, en extraño contraste, grandeza y humildad, luz y sombras, risas..., llantos? ¡Oh, Mujer! ¿sábes tú acaso...? ¿Pero qué digo? Tú lo sabes todo; sí, todo y, sin embargo, ¿te acuerdas? Bécquer, dijo: "yo conozco a muchas gentes a quienes no conozco". Algo semejante te ocurre a ti, a mí, y a todos, ¿no es verdad? ¡Oh, María Magdalena¡ ¿Quién te puso ese nombre tan bonito que tienes? Las olas y tus ojos es lo más hermoso que he visto en mi vida. No me interrumpas, calla; escúchame, sí; calla-. Recuerdo que el día que nos conocimos estabas con tu vestido nuevo, ese vestido que también te sienta. Las trenzas de tu pelo sombreaban tu frente y caían sobre tus hombros en ese desorden semiartístico que tan bonita te hace.

Llegaste a mí en la primavera, con los primeros brotes, derramando la sabia que la naturaleza te donara. Y en tu alma rica –porque así lo quiso Dios- penetraba la luz y el sol, el día y la noche, la vida toda, convirtiendo, en sabroso fruto, semillas y gérmenes; esencias y espíritus, ideas y creencias. Sí, llegaste a mí en la primavera y estreché tus manos finas, suaves, calientes. Después..., al pasar de las horas y los días, todos se fueron sin que hubiesen dicho nada que merezca recordarlo. Tú también te fuiste. Y en esta tarde del otoño; fría y pálida, cuando el sol amarillo da mil tonalidades a las hojas secas que el viento en su loco torbellino arrastra, Dios sabe adónde, me he quedado solo. He querido dormir y soñaba; soñaba y estaba despierto. Tras los cristales he visto caer, lentamente, las gotas de agua que resbalaban de los brazos desnudos de los árboles. Un olor a tierra mojada comienza a invadir la estancia. La noche, dando zancadas con sus sombras tenues y apagadas, se acerca y quiere envolverme. He sentido frio; frio y miedo de quedarme con mi sueño a solas.

La luna, en estas horas primeras de la noche, hace piruetas sobre los árboles; juega y se esconde entre las nubes blanquecinas. Sigue el frio; y la noche; y el viento que arrastra las hojas secas; y..., mi sueño. He querido gritar, llamarte. ¡Oh, María Magdalena del Moncayo! ¿Quién te puso ese nombre tan bonito que tienes? Las olas y tus ojos es lo más hermoso que he visto en mi vida; sí, las olas y tus ojos, y tus trenzas; las trenzas aquellas...

FERIA 2012

El tercer día de la feria de Tomelloso, traemos a esta sección otro poeta que ha marcado la historia de la ciudad. Se trata de Juan Torres Grueso, conocido, además de por su obra literaria, por la labor realizada como alcalde de la ciudad.

Los más antiguos del lugar saben de su tenacidad y amor al pueblo que le vio nacer, lo que demostró como primer edil por sus iniciativas para mejorar el nucleo urbano y, sobre todo, por la impronta que puso para recuperar la ruinosa Plaza de Toros, consiguiendo que la mayor parte de la sociedad colaborara en la obra.

En el aspecto literario, es fundamantal su amistad con el poeta José García Nieto, que le anima a publicar en 1955 su primer poemario 'Tierra Seca'.

Como recuerdo, está gravado en mi memoria las imnumerables conversaciones que mantuve con él cuando España se disponía a recuperar la democracia, sobre todo después de sus periódiódicos viajes a la portuguesa ciudad de Estoril, donde mantenía reuniones políticas con don Juan de Borbón (formaba parte del Consejo de la Casa Real), padre de el Rey. No puedo olvidar como me relató un proyecto periodístico del Conde de Barcelona, basado en una edición general a nivel del Estado con suplementos provinciales. Eran los años setenta y aún don Juan no había cedido el paso a su hijo.

Después, a un mes de su fallecimiento, que aconteció el 25 de septiembre de 1982, asistí a un emotivo homenaje en la Casa La Mancha, en Madrid (ahora Casa de Castilla-La Mancha) en el que intervinieron, entre otros, sus amigos e intelectuales manchegos José López Martínez, Eladio Cabañero, Olga Alberca, Félix Grande, Tomás Casero y Francisco García Pavón, todos ellos de Tomelloso y compañeros en el arte. Fue el espaldarazo a su solidez y valía literaria.

El poema que sigue, como no podía ser de otra forma, habla de Tomelloso y forma parte de su libro "Tierra Seca"

MI DESEO

Me moriré despacio

una tarde cualquiera,

llevándome en los ojos

mi sueño de poeta.

Tendré el paso leve,

suave como el agua

que en silencio besa

la raíz amarga.

Me dolerán las yemas de los dedos

al tacto de la muerte;

me dolerá la sangre,

me dolerá la sombra,

y la luz, y el paisaje.

Me dolerá la pena de dejaros,

y las cosas de antes,

todo me dolerá en esa hora

dichosa de encontrarme.

Será como la noche que se pone

despacio en nuestra carne,

será como la aurora, ya infinita,

de otro día que nace.

Me moriré en la Mancha, amigos mios.

En la mancha enterradme.

Su vida y obra

Juan Torres Grueso, nace en Tomelloso, el 26 de enero de 1912 ,en el seno de una familia muy ligada al mundo de la agricultura. Muy pronto abandonará los estudios para trabajar en el negocio viticultor de sus padres, pero ello no le impedirá seguir cultivando su inclinación por el mundo de los libros y la lectura, lo que unido a su espíritu inquieto y sus ansias de saber le proporcionarán una formación autodidacta y unos conocimientos literarios y culturales inusuales en un joven que apenas ha tenido contacto con la escuela.

Junto a esa pasión temprana por la lectura se va despertando en él su inclinación hacia la escritura. Su amistad con el poeta José García Nieto será decisiva pues él lo anima a publicar en 1955 su primer poemario "Tierra Seca" que en 1959 será reeditado y traducido al italiano.

A partir de ese momento se incrementan las colaboraciones que viene haciendo en revistas y periódicos provinciales -"Lanza", "La voz de Albacete"- para ampliarse a otros medios nacionales como "Arriba", "Blanco y Negro" y "ABC" a los que le unirá una estrecha relación que durará toda su vida.

En 1965 publica "Ahora que estoy aquí" (poesía) al que le siguen "Estampas de mi tiempo" (artículos periodísticos), los pliegos poéticos "El beso", "Mis gustos" y "Elegía por la muerte del ferrocarril Argamasilla-Tomelloso". Y por último, en 1969, se edita el libro de ensayo "Meditaciones en Ruidera".

Fue becado, en los años sesenta, por la Fundación Juan March para escribir sobre la problemática de los emigrantes españoles en Europa, viajando así por diversos países. Fruto de ello dejó varias obras inéditas que la censura de entonces le impidió publicar.

Junto a José Antonio García Noblejas y Pascual Antonio Beño, funda y promueve las Reuniones Literarias de "La Colgada", en Ruidera, siendo éstas un importante foco cultural de aquel momento por el que pasaron figuras como Luis Rosales, Gregorio Prieto, Joaquín de Entrambasaguas, Manuel Alcántara, Vicente Cano, Fina de Calderón, entre otros.

En 1963 fue elegido Consejero del Instituto de Estudios Manchegos de Ciudad Real y en 1976, el Ayuntamiento de Argamasilla de Alba le concede la Medalla de Oro de la ciudad.

De 1967 a 1969 ocupa la Alcaldía de Tomelloso dedicándose de lleno a numerosos proyectos que supusieron un gran impulso social, urbanístico y cultural para su ciudad natal.

Junto a Francisco García Pavón y Eladio Cabañero, Juan Torres impulsó y promocionó el Certamen Literario nacional "Fiesta de las Letras Ciudad de Tomelloso", de ahí que desde 1997 el Premio de Artículos Periodísticos lleve su nombre y que, en agosto de 2002, el Excmo. Ayuntamiento le dedicase la LlI edición de dicho certamen, coincidiendo con el veinte aniversario de su fallecimiento.

Viajero impenitente, en septiembre de 1982 descansó para siempre en Tomelloso, ciudad a la que tanto amó y a la que permanece unido más allá del tiempo, a través de su poesía.

En el año 2003 el Ayuntamiento de Tomelloso y la Caja Rural de Ciudad Real publican la obra "Poesía 1955-1982" que reunió toda su obra poética.

Juan Torres Grueso

 

 

portada

EDICION IMPRESA

PEDRO M
cuenca
toledo
El Blog de...

andujar.jpgInocente Andujar

A propósito de Suárez

El Tiempo

Toledo

Consejo
cortes
Consultivo
educacion
dipu alba
dipuCiudad real
dipu Cuenca
dipu Guadala
DIPU TOLEDO
CONGRESO
boe
DGT
gasolinas
sescam
uclm

AYUNTAMIENTOS

 

ECONOMÍA - AGRICULTURA
fenavin espana original fercam ivicam sigpac veum

CL-M TURISMO

ninos turismo saludable turismo activo turismo castilla la mancha rutas alojamientos
           

 

CUADERNOS MANCHEGOS - PERIODICO REGIONAL INDEPENDIENTE - EDITA: PUBLICACIONES INFORMATIVA LA MANCHA S.L.

REDACCIÓN CENTRAL: C/ Francisco García Pavón 39 - 13700 TOMELLOSO - Ciudad Real Teléfono y Fax: 926 51 43 20 - E-MAIL DIRECTOR fran@cuadernosmanchegos.com - E-MAIL REDACCIÓN info@cuadernosmanchegos.com