cuadernosmanchegos.com
 
Portada Hemeroteca Cultura Opinion Google Sorteos
COMUNIDAD ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO MODA RUTAS GASTRONOMIA DEPORTES BLOG

VOLVER A PORTADA

2012-08-24

lopezmartinez20120824.jpgEl compromiso del escritor

El compromiso del escritor. Si escribir no es sólo un hecho íntimo, orientado hacia la autocomplacencia del autor, sino también, y sobre todo, una actividad creativa y social, pienso que es así como deberíamos entender la función o el compromiso del escritor. Lo que sucede es que no siempre el término social se entiende de la misma manera, como tampoco el compromiso literario se ejerce desde y para sensibilidades homogéneas. Y esto puede crear confusión, dar a la palabra compromiso un cierto matiz político, tan peligroso siempre. En mi opinión, lo esencial consiste en que se escriba con lenguaje y pensamiento propios, con ideas claras sobre lo que uno quiere decir, con pleno conocimiento de lo sucede a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos; porque el compromiso con la sociedad, no se olvide, empieza en nosotros mismos. El ser humano, su circunstancia, su entorno. Esa es la cuestión.

Todos lo grandes escritores, no importa la época ni el lugar de su nacimiento, han recogido en sus obras el latido de la sociedad en que vivieron, sufrieron y gozaron la realidad de su tiempo y dieron testimonio de sus propias experiencias. Principalmente desde las culturas helénica y románica, incluso mucho antes, ya existió el compromiso. Aunque no lo pareciera a primera vista. Lo ha dicho Emilio Lledó, no hace mucho, en uno de sus admirables ensayos: "La escritura facilitó la memoria e inventó un reflejo de la pervivencia, del impulso hacia el amor y la solidaridad del deseo de inmortalidad". Del mejoramiento de la sociedad, podríamos agregar. Porque ese ha sido el fin esencial de los grandes escritores, desde Virgilio a Cervantes, desde Dostoievski a Miguel de Unamuno. No podía ser de otra manera: Soñar no sólo como eran, sino como quisieron ser, como soñaron que podrían llegar a ser las nuevas generaciones.

La escritura, cuya historia dio comienzo en Mesopotamia hace más de cuatro mil años, puede entenderse de muchas maneras. Ya se ha dicho que los libros se descubren leyéndolos, que el escritor ensancha su imaginación, su capacidad creativa, al tiempo que va dando forma a su obra. Y es ahí, creo yo, cuando se produce el compromiso, el deseo de llevar a los demás la carga emotiva e intelectiva de lo que se está escribiendo. Dicho con palabras del premio Nobel Ornan Pamuk, uno de los compromisos de cada autor consiste en prestar a sus páginas tal veracidad literaria que lleve al lector a pensar que él también creyó poder expresar esas mismas cosas, pero nunca pudo alcanzar ese grado de sensibilidad. Escribir, pensar, viajar al fondo de una realidad que sentimos, pero que cuesta un gran esfuerzo desentrañar, poner al alcance de los lectores.

La conciencia del escritor, ya lo dijo Camilo José Cela, no es, en el fondo, sino el latido de un hombre que pretende serlo de la manera más completa posible a través de la escritura, pues por encima de todo, recordaba nuestro premio Nobel, el escritor no es más cosa ni tampoco menos que un ser humano con toda la grandeza y la soledad que la vida suele acarrearnos. ¿Superados aquellos tiempos cuando un célebre político español decía que "aquí no necesitamos gente que piense sino bueyes que trabajen"? Sería bueno que aquello quedase lejos o que esas palabras nunca se hubiesen pronunciado. Personas que piensen, que indaguen, que orienten a la sociedad. Esa es la cuestión, ese debe ser el compromiso del escrtor.

José López Martínez

FERIA 2012

Tomelloso en Madrid

Tomelloso, como tantos otros pueblos de España, atravesó momentos difíciles durante la década de los años cincuenta del pasado siglo. Tiempos críticos que desembocaron en la emigración. Sobre todo a Madrid, Barcelona y Valencia. También a determinados países de Europa como Francia y Alemania. Pero principalmente a Madrid. ¡Emigrantes de Tomelloso!. Siempre el genio, la voluntad de superar cualquier dificultad.

Los recuerdos del pueblo donde hemos nacido y vivido durante nuestra infancia y juventud, nunca se olvidan. No importa los años que hayan transcurrido. Lo escribió Cavafis en uno de sus más bellos poemas: "La ciudad –tu ciudad-- estará allí donde vayas" Los olores, los nombres y la forma de las calles. Las personas y los personajes.

El paisaje urbano, en definitiva. Y el otro paisaje, el rural: las viñas, la siega, la vendimia... Me estoy refiriendo, claro está, a Tomelloso. Mirar hacia el pasado con el propósito de hacerlo resurgir no es más que el deseo de que todo lo esencial que dio sentido y consistencia a nuestra vida se mantenga en la memoria. El tiempo y las vivencias de cada uno. No cabe duda que se trata de la historia esencializada Las imágenes de la infancia nos acompañan siempre como elementos vertebradores de nuestra personalidad.

Tomelloso, como tantos otros pueblos de España, atravesó momentos difíciles durante la década de los años cincuenta del pasado siglo. Tiempos críticos que desembocaron en la emigración. Sobre todo a Madrid, Barcelona y Valencia. También a determinados países de Europa como Francia y Alemania. Pero principalmente a Madrid. ¡Emigrantes de Tomelloso!. Siempre el genio, la voluntad de superar cualquier dificultad. Efectivamente, fuimos cientos de tomelloseros los que llegamos a la capital de España, al poblachón manchego ya mencionado por don Francisco de Quevedo, autor de la célebre definición. No el Conde de Romanones, como tantas veces se cita, ni Azorín: fue don Francisco de Quevedo, un madrileño enamorado de España y del Campo de Montiel, donde murió y transcurrieron los últimos años de su vida, como es bien sabido.

Fue por entonces, quiero decir por aquellos años de mediado el pasado siglo, cuando Tomelloso comenzó a hacer acto de presencia en la Villa y Corte. Era frecuente encontrarnos amigos, vecinos e incluso familiares en cualquier lugar: en las pensiones del barrio de Atocha o de Legazpi por ejemplo, en las calles de Carretas, de la Montera, en la Puerta del Sol. O cuando venía a jugar nuestro Tomelloso C.F con los equipos madrileños de Tercera División. Tiempos pasados que de continuo vuelven a mi memoria. Incluso recuerdo las conversaciones mantenidas en el Ateneo con el ya fallecido Alfonso Sevilla Casas, un tomellosero que merece ser recordado y sobre el que escribiré en otra ocasión. Hacíamos proyectos de por dónde queríamos encaminar nuestras vidas, tan jóvenes entonces, tan rebosantes de ilusión. Y recordábamos la infancia en Tomelloso. Otras veces coincidía con Francisco García Pavón, sobre todo en el Ateneo, y volvíamos recordar cosas de nuestro pueblo..

Luego fue la Casa de La Mancha, hoy Casa de Castilla-La Mancha, el lugar que aglutinó la presencia de buen número de tomelloseros residentes en Madrid. También de los que venían del pueblo, los cuales encontraban en nuestro Centro Regional cobijo y paisanaje. Hasta que, por iniciativa de Julián Cañas Hernández, se fundó la Peña de Tomelloso, todo un acierto para la consolidación y presencia de Tomelloso en la capital de España. A partir de entonces el testimonio de Tomelloso en Madrid ha sido continuo e importante, tanto por las actividades realizadas como por la disposición de su Junta Directiva. A personas como Olga Alberca Pedroche, Francisco López Martínez, el actual presidente; Catalino Domínguez Ortiz, José Antonio Jiménez Núñez, el ilustre folklorista Vicente Morales, Vicente Olmedo y un largo etcétera se debe esta gran difusión.

Tomelloso en Madrid, insisto, es ya una realidad evidente y positiva. Se ha difundido, con precisión y pleno conocimiento, la cultura de nuestro pueblo, su crecimiento industrial y demográfico, la dimensión internacional de varios de nuestros paisanos, lo cual hace que sean muchos los madrileños que sientan especial interés por conocer nuestra historia. Por otra parte, me viene a la memoria la grata impresión que se llevaron los corresponsales de prensa iberoamericana acreditados en Madrid en la visita que hicieron a Tomelloso en 1997, que yo organicé y luego comentaron amplia y elogiosamente en sus respectivos diarios, revistas y emisoras de radio y televisión.

Datos biográficos

Nació en Tomelloso (Ciudad Real) el año 1931. Escritor, poeta, periodista y crítico literario. Reside en Madrid desde 1955, dedicado por completo a la literatura y al periodismo. Es miembro del Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid. Ha ejercido sus tareas profesionales en "Diario de Barcelona", "Ya" y las agencias Prensa Asociada, Logos y Fax Press. Editorialista del periódico mexicano "El Informador", colaborador de los programas culturales de Radio Nacional de España y de las revistas "Mundo Hispánico" y "La Estafeta Literaria". También ha sido guionista de Televisión Española. Es vicepresidente de la Asociación de Corresponsales de Prensa Iberoamericana y director general de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles. Y director de su revista "Mirador".

José López Martínez es autor de cerca de una veintena de libros y ganador de numerosos premios de periodismo, poesía y narrativa. Pertenece a varias instituciones culturales y académicas de España y del extranjero, como la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (a la que pertenecen escritores del prestigio de Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes), la Academia Belgo-Española de la Historia, la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y la Real Academia Conquense de Artes y Letras. Recientemente ha sido nombrado Profesor "Honoris Causa" del Real Colegio Universitario de San Lucas, en Alemania, una de las instituciones académicas más antiguas y prestigiosas de Europa. También es vocal de la Junta Directiva y cofundador de la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha, de la que fue vicepresidente. Fue finalista del premio Antonio Machado de narrativa, con un jurado presidido por Camilo José cela.

Entre sus libros publicados figuran títulos como En el mar riguroso de la muerte (premio Rabindranath Tagore), Lugares de La Mancha (declarado de Interés Turístico Nacional), Fiestas al filo del agua (Premio Puerta de Bisagra, en Toledo), Las imágenes sucesivas, La edad peligrosa, La rueda del tiempo, y Pueblos y paisajes del Quijote. Recientemente, publicado por Ediciones Vitruvio, acaba de aparecer Memoria de nuestros clásicos. Al final de los pasados años noventa, la Editorial Rayuela, de Valencia, le publico, en dos volúmenes, Castillos de España. También figura en varias antologías de la literatura española, especialmente en los volúmenes editados por la Society of Spanish-American Studies, de Nueva York.

Como conferenciante ha ocupado las tribunas más prestigiosas de América, Asia y Europa, habiendo intervenido en ciclos y congresos celebrados en España, México, Macedonia, Portugal, Cuba y Siria, siempre representando oficialmente a España. En la Universidad de Damasco pronunció una conferencia sobre Las rebeldías literarias de Eugenio Noel. En 1999 fue invitado por la Secretaría de Cultura de México para documentar un libro sobre La Ruta de Hernán Cortés, clausurando, en ese mismo año, unas jornadas cervantinas celebradas en la Universidad de Guanajuato con una lección magistral sobre La geografía literaria del Quijote.

El poeta Leopoldo de Luis escribió: " He dicho alguna vez –y pido perdón por la autocita—que José López Martínez postula en sus numerosos trabajos cervantinos, una simbiosis: España-Quijote. Y la fundamenta en que ambos términos arraigan en el corazón mismo de La Mancha. Lo que nos lleva a sospechar que, en el fondo, la simbiosis anhelada por López Martínez es España-La Mancha. Cierto fervor regionalista podría delatarse aquí. En estos tiempos de aspiraciones, peticiones y hasta exigencias regionales, es justo reconocer que el regionalismo de López Martínez no es restrictivo, sino proyectivo. O dicho vulgarmente: no es barrer para adentro, sino abrir ventanas hacía fuera. Las exigencias de lo manchego son vistas como alcaloide de lo español, y el Quijote a la cabeza.

 

 

portada

EDICION IMPRESA

PEDRO M
cuenca
toledo
El Blog de...

andujar.jpgInocente Andujar

A propósito de Suárez

El Tiempo

Toledo

Consejo
cortes
Consultivo
educacion
dipu alba
dipuCiudad real
dipu Cuenca
dipu Guadala
DIPU TOLEDO
CONGRESO
boe
DGT
gasolinas
sescam
uclm

AYUNTAMIENTOS

 

ECONOMÍA - AGRICULTURA
fenavin espana original fercam ivicam sigpac veum

CL-M TURISMO

ninos turismo saludable turismo activo turismo castilla la mancha rutas alojamientos
           

 

CUADERNOS MANCHEGOS - PERIODICO REGIONAL INDEPENDIENTE - EDITA: PUBLICACIONES INFORMATIVA LA MANCHA S.L.

REDACCIÓN CENTRAL: C/ Francisco García Pavón 39 - 13700 TOMELLOSO - Ciudad Real Teléfono y Fax: 926 51 43 20 - E-MAIL DIRECTOR fran@cuadernosmanchegos.com - E-MAIL REDACCIÓN info@cuadernosmanchegos.com